“QUERÍA REFLEJAR LOS CAMBIOS SOCIALES QUE TRAJO APAREJADO INTERNET”

Entrevista a José Heinz.

José Heinz, oriundo de la ciudad de Córdoba, presentó en junio su segundo libro titulado “¿Olvidaste tu contraseña? Apuntes sobre la cultural digital”, una entretenida e interesante mirada sobre los nuevos comportamientos y hábitos del ser humano frente a todo lo que engloba la explosión de internet y el advenimiento de la era digital.

Licenciado en Comunicación Social, José Heinz ha desarrollado tareas periodísticas para diferentes medios tales como Dadá Mini, Circuz, Rolling Stone, AY MAG y Cassette Blog, entre otros y en la actualidad se encuentra desarrollando su labor para el diario La Voz del Interior. Precisamente, las columnas realizadas para este último medio fueron las que funcionaron como puntapié y boceto inicial para lo que terminó siendo “¿Olvidaste tu contraseña?”, su segundo libro, publicado por El servicio postal.

En este libro, su autor navega por diferentes temáticas que hacen a las, se podría decir, ya costumbres sociales relacionadas a internet, los software y aplicaciones digitales y los respectivos dispositivos electrónicos que los soportan. Expone situaciones que hablan sobre cómo, en tan solo un puñado de años, todos los aspectos de nuestras vidas se vieron modificados por el advenimiento arrasador de las nuevas tecnologías de información y comunicación, y cómo nos adaptamos -o no- a esta nueva era.

Pero para saber más sobre su libro y estas temáticas que nos toca de cerca a todos, estuvimos hablando con su autor y esto nos decía al respecto:

¿Cómo surge el interés para desarrollar las temáticas que contiene el libro?
Creo que internet es el gran tema cultural de estos tiempos, por su forma de cambiar los hábitos sociales, desde nuestra interacción con las personas hasta los puestos de trabajo. Me interesaba reflexionar sobre esos asuntos desde una mirada periodística, pero también como una persona que navega con regularidad.

¿Cuál es el objetivo principal del libro? ¿Qué te llevó a querer publicar las notas en este formato?
Quería reflejar los cambios sociales que trajo aparejado internet, desde su llegada a los hogares (a mediados/fines de los ’90) hasta hoy, con una conexión prácticamente permanente. Y que seguramente cambiará en un futuro cercano. En cuanto al formato, la intención fue simular una especie de paseo, con temas muy distintos y tratados de diferentes maneras, como si el lector tuviera abiertas muchas pestañas a la vez. Una navegación analógica, digamos.

Más allá de tu trabajo en La Voz, ¿Qué es lo que más despierta tu atención de la cultura digital? ¿Qué es lo que más te sorprende?
Los cambios sociales que trae consigo cada avance, cada novedad, cada tópico relacionado con la conexión a la web. Una app popular que surge no es sólo un divertimento o una facilidad más: también implica profundas modificaciones. Por poner un ejemplo: según quién lo analice, Uber puede ser una herramienta muy cómoda y segura o una competencia desleal. También puede ser una vía perfecta para obtener nuestros datos de forma voluntaria. Pokémon Go no fue sólo un pasatiempo de realidad aumentada, también despertó pasiones, fanatismos y preocupaciones. Esas consecuencias me interesan y me sorprenden, porque hablan más de nosotros que de las tecnologías.

¿Cómo llegan a vos cada uno de los tópicos que trabajas en el libro? ¿Cuál es el trabajo previo, consultas a especialista de cada área o te apoyas en la experiencia empírica propia? (Ya que es una temática en la cual nos encontramos inmersos)
Bueno, podría decir que soy un heavy user de internet. Navego mucho, por trabajo o entretenimiento, y trato de no caer siempre en los mismos lugares (ahora que lo pienso, sería como una versión digital del flaneur). Cuando encuentro un tema que me interesa, parte de lo que hago pasa por cuestiones periodísticas (documentación, fuentes, etcétera), pero también me gusta saber qué piensa el no-especialista, la opinión pública en general, como para tener un aspecto social del fenómeno. A partir de ahí, trato de juntar las piezas y ver qué se puede decir de eso. En el libro aclaro que no soy especialista en tecnología (que los hay y muy buenos), sino que planteo más bien una mirada de periodístico-cultural.

¿Cuál es tu postura frente a la cultura digital, las nuevas formas de comunicación y consumo, y todo lo que esto conlleva? ¿Todo tiempo pasado fue mejor o estamos frente a los más avanzados cambios de la humanidad?
Internet planteó un cambio enorme. Y creo que sólo hemos visto una parte muy pequeña de esos cambios. No podría dar una respuesta tajante con respecto a si eso es algo bueno o malo, porque es evidente que tiene mucho de las dos cosas. Sí creo, y esto no es más que una convicción personal, que la celebración acrítica de la conectitividad permanente significa perder una batalla simbólica frente a la tecnología. Si para recordar algo dependemos más de Google que de nuestra propia memoria, el horizonte no se ve tan prometedor.

¿Cómo es editar un libro, en papel, en tiempos de absoluta digitalización y justamente una publicación que trata sobre esto?
A mí me parece bueno analizar el fenómeno desde afuera. Leer en papel te exige que saques la vista del smartphone o la pantalla de la laptop, te obliga a pensar en vos mismo como usuario. Por otra parte, tengo la convicción de que la lectura en papel es una de las mejores formas de consumir y adquirir información para nuestro propio disco rígido. También soy consciente de que no es fácil mantener un grado de atención alto con estímulos constantes, así que lo veo más como un desafío que una ironía o una contradicción.

¿Creés que las publicaciones en papel (libros, diarios, revistas) están destinadas a desaparecer frente al avance de lo digital? ¿O pensás que son formatos distintos que pueden convivir y reinventarse?
Tiendo a pensar que no van a desaparecer, pero van camino a convertirse en productos de lujo, de nicho. Y eso obliga a una reinvención, desde luego. Antes no había tantas maneras de informarse. Ahora, frente a tantas opciones, las publicaciones especializadas apuntan a un lector muy específico. Quizás peque de optimista, pero creo que ese tipo de lector (ávido, exigente, curioso) va a existir siempre: los hubo en el pasado, los hay hoy y los habrá en el futuro.

Al mismo tiempo, tu libro tiene un formato de capítulos cortos y títulos creativos, como si representara la nueva forma de consumo digital, donde la brevedad resulta fundamental, ¿Esto fue pensado así o responde a la extensión original de las notas publicadas en La Voz?
En la segunda respuesta desarrollé un poco la intención del formato. Fue algo deliberado, a partir de conversaciones que tuvimos con Juan Manuel Pairone, el editor. Y si bien algunos de los temas del libro tuvieron su origen en una columna semanal que publicaba en La Voz, muchos de ellos sufrieron cambios de estructura, no sólo para respetar un mismo tono, sino porque muchas de estas cuestiones están cambiando todo el tiempo y me exigían una revisión. En algunos casos con el tiempo también cambiaba mi propia visión del tema, así que orientaba el texto hacia otro lado.

¿Cuál es tu forma personal de lectura, ya sean diarios, revistas y/o libros, qué porcentaje lo hacés a través de un aparato electrónico y qué porcentaje en papel?
Leo mucho, en papel y en pantallas. Me gustan los libros de papel, también consumo diarios, revistas y sitios web. No sabría dividirlo en porcentajes, así que voy con un conciliador 50 y 50.

¿Cómo se puede conseguir tu libro? ¿Pensás en publicarlo en formato digital en algún momento?
Está en varias librerías de la ciudad de Córdoba, que se pueden consultar en la fanpage de El servicio postal. Hay una idea de versión digital, pero un poco diferente a la edición física, con contenido complementario más relacionado con la multimedialidad (imágenes, videos, gifs, audio). Por ahora sólo es un proyecto que está en una fase embrionaria, pero quizá el hecho de responder esta pregunta (y verla publicada) me dé energías para retomarlo.

¿Tenés pensado continuar ahondando sobre las mismas temáticas en futuros libros?
Es un poco prematuro pensar en libros, pero tengo algunas ideas en mente para escribir y que están relacionadas con algunos de los temas del libro. Por estos días estoy metido con un género musical relativamente nuevo surgido en la web (no podría haber salido de otro lado), y me estoy documentando para escribir algo, probablemente un ensayo mezclado con experiencia personal/sensorial. Y hay otras cosas dando vueltas también, como un ciclo de charlas organizado por El servicio postal. Sólo hay que encontrar el tiempo, ¡y no es buena idea buscarlo en el celular!

Foto de nota por Julian Lona.