NUEVO CICLO DEL CINE CLUB UNIVERSITARIO: “LA COSA NOSTRA”

Hoy se proyecta la película "The Departed" en el Auditorio de la Medioteca. Con entrada libre y gratuita.

Hoy martes 04 de junio comienza el ciclo titulado La cosa nostra, del Cine Club Universitariocon la película The Departed. La misma tendrá lugar, como es costumbre, en el Auditorio de la Medioteca Municipal Mariano Moreno (Av. Sabattini 40) a partir de las 20:30 hs. La entrada es libre y gratuita.
“Tercer ciclo 2019”: La cosa nostra

4 de junio
The Departed (Los infiltrados) – Martin Scorsese – Estados Unidos – 151 min. – 2006

11 de junio
Brother (Hermano) – Takeshi Kitano – Japón, Estados Unidos – 114 min. – 2000

18 de junio

American Gangster (Gángster Americano) – Ridley Scott – Estados Unidos – 157 min. – 2007

25 de junio
Sonatine – Takeshi Kitano – Japón – 94 min. – 1993

Reseña “The departed”
Martin Charles Scorsese, nació en NY en 1942.Es director de cine, guionista, productor y actor.  Comienza a sentir una devoción especial por el séptimo arte siendo un adolescente y se gradúa en la Escuela de Cine en 1964. Gana reconocimiento internacional con Taxi Driver (1976), su cuarto largometraje, y con Toro Salvaje (1990). Entre sus más de veinticinco películas se destacan Después de Hora (1985), La última tentación de Cristo (1988), Pandillas de Nueva York (2002) y la Invención de Hugo (2011). Ganador del Oscar a la mejor película y a la mejor dirección por The Departed (Los Infiltrados) en el 2006.

Los Infiltrados plantea el trillado enfrentamiento entre policías y mafiosos, pero con la particularidad de que ambos grupos cuentan con un “topo” en el bando del otro. Billy Costigan (Di Caprio) es un policía infiltrado en la mafia y Colin Sullivan (Damon) un policía que trabaja para Frank Costello (Nicholson), el jefe de la mafia de Boston. Ambos deberán jugar sus cartas para no ser descubiertos mientras tratan de localizarse entre sí. La situación se irá volviendo cada vez más inestable, conforme la policía se vaya acercando a Costello y éste se vuelva más violento.

Tal vez injustamente la filmografía de Martin Scorsese parece relacionarse exclusivamente con obras policíacas. Sin embargo también ha brillado en otros géneros. Pero películas como Casino (1995), la magistral Buenos Muchachos (1990) y, en menor medida, Gangs de Nueva York, parecen confirmar al director neoyorquino como uno de los más hábiles cineastas a la hora de retratar el mundo del hampa. En The Departed, Scorsese vuelve a tocar el género en el que parece sentirse más cómodo, incluyendo esta vez una visión dicotómica de la eterna problemática criminal. En esta ocasión, no describe tan sólo el bando de los fuera de la ley, sino que analiza del mismo modo el mundo corporativo de los supuestos defensores de la justicia. Gracias a la atractiva premisa de la película, el director, transformado aquí en un mero narrador, consigue dejar fluir la trama hasta que por sí misma hace derivar esta dicotomía hasta el extremo. En el filme no se habla tanto de la extrema y eterna rivalidad entre el bien y el mal (la clásica dicotomía es aquí confusa y ambigua en cada decisión de sus personajes), sino de un grupo de personalidades extremas, sometidas a circunstancias extremas. La enfermiza paranoia de Billy (un Di Caprio que con Scorsese deja de ser estrella y se transforma en actor), encuentra su contrapunto en el sádico cinismo de su némesis (Damon), mientras que ambos son manejados por la deshumanizada y brutal visión de la vida de un Jack Nicholson que hace del exceso (de nuevo llevado al extremo), el mejor signo de identidad de su personaje. Al abordar el tema de la vida como simulacro, sus personajes principales se colocan en un territorio de ambigüedad que pulverizaba los parámetros clásicos de la redención y el código de honor del forajido, y la película se convierte así en una metáfora perfecta de un estado moral forjado en la contradicción, la ambigüedad y la perplejidad.

The Departed es una atractiva propuesta que convierte a sus personajes en turistas obligados de un mundo en decadencia al que no pertenecen, y que escapa a los límites de su concepción de la existencia, la justicia y el honor. En definitiva, una historia de supervivientes en un país de ratas.