“LOS MEDIOS MASIVOS NO EXPONEN LA MOVIDA INDEPENDIENTE”

Entrevista a Fernando Fauszleger, quien dará un curso para músico en la ciudad.

Este sábado 11 de noviembre, el periodista cultural y asesor de artistas Fernando Fauszleger brindará un curso sobre herramientas y técnicas para difundir la música independiente, titulado “El oído de los Medios“. La cita es en el Centro Cultural Comunitario Leonardo Favio de 13:30 a 18 hs.

Fernando Fauszleger es oriundo de la ciudad de La Plata y se desarrolló como agente de prensa por más de 15 años, trabajó como promotor radial para el sello EMI Odeón y representó a una gran camada de músicos independientes. Con su agencia AGUA Prensa realiza asesoramientos en difusión y artística para músicos, managers y productores, e imparte clases personalizadas y cursos -El Oído de los Medios y Los ojos de la música- en los que brinda herramientas y técnicas para difundir música independiente.

Es por todo lo mencionado anteriormente que decidimos entrevistarlo y consultarle sobre cuestiones claves que hacen al desarrollo independiente de un músico de diferentes partes del país.

Entrevista a Fernando Fauszleger

¿En qué se basa el curso que vas dictar en Villa María y a qué público está dirigido?
#ElOidodelosMedios se basa en mis más de 20 años de experiencia como comunicador y difusor (para artistas independientes, agencias de representación y el sello EMI Odeón), periodista y melómano, y está orientado a músicos, agentes de prensa, productores artísticos/ discográficos, Djs y managers, que necesiten difundir sus propuestas.

¿Cómo surgió la idea de realizar este tipo de cursos?
Cuando presencié un encuentro de intercambio de artistas visuales y músicos en 2012, organizado por un pintor amigo, Claudio Roncoli, me surgió la necesidad de realizar una experiencia entre músicos, productores para que compartan sus conocimientos artísticos con los que yo manejaba a nivel comunicacional (prensa y difusión de música y de arte), con la idea de llevarlo por distintas ciudades para que lo aprovecharan músicos emergentes.

En 2014 comencé a asesorar a músicos en cuestiones de difusión y artística, que es algo que venía haciendo espontáneamente con los artistas que promocionaba cuando era agente de prensa, y me di cuenta que la idea original podía convertirla en cursos basados en dichas asesorías. Ese año, entrevisté en mi programa #CalorFrio a la cantante Roxana Amed, y le conté del proyecto: “Tenés que llamarlo El oído de los medios”, me dijo, y al poco tiempo tuve listo el curso, que impartí por primera vez en La Plata.

¿Varían las necesidades y estrategias de difusión de acuerdo a la ubicación geográfica de los músicos independientes?
Sí, aunque básicamente las necesidades son las mismas en casi todos los casos: generar más audiencia y convocar más público a los conciertos. En cuanto a las estrategias, dependerá de cada músico o proyecto musical, de su estilo, de sus ambiciones y sus posibilidades reales de pasar la barrera de difusión ya conseguida.
Los que terminan diferenciándose del resto son los que mejor perciben sus potencialidades, sus limitaciones y las necesidades o espacios para cubrir, y que actúan en consecuencia. Como siempre es más verde el pasto del otro lado del alambrado, los que viven en diferentes provincias argentinas suelen querer conseguir prensa y presencia en Buenos Aires y, los de CABA y GBA, ampliar su campo de acción más allá de zona de influencia.

¿Existe una única fórmula de comunicación para aplicar en cualquier proyecto musical?
No. Aunque hay cuestiones básicas para tener en cuenta, como la continuidad, la perseverancia, la humildad y, en algunos casos, la originalidad o las ideas que el artista o su agente de prensa aplique. Las buenas formas (buenos modales), ser agradecido y estar disponible a los requerimientos de los medios, ayudan mucho.

¿Qué rol juegan las redes sociales en la buena o mala comunicación de una banda/artista independiente?
Como toda herramienta disponible, bien usada puede jugar un rol importante. De lo que se trata, a mi entender, es de lograr la participación e interacción de los seguidores que esa actividad se traslade a la concurrencia a los conciertos, venta de discos, presencia en los medios desde los fans.

¿Cómo ves la escena musical villamariense desde tu lugar de origen y desde tu conocimiento y profundización en el tema?
Si bien nací en La Plata, me considero originario de Balcarce, donde viví desde los 5 y hasta los 21 años. Y hasta donde sé, Villa María es mucho más pródiga en manifestaciones artísticas. Supongo que la Universidad tendrá algo que ver con eso, o como decía un amigo de mi pueblo: hay algo en el agua, je je!
Conozco varias propuestas “rockeras” del sello basura discos, por ejemplo, y otros proyectos a través de Mariano Chulo Pérez, que es columnista en mi programa porteño y a quien considero un gran impulsor local . No estoy al tanto de otros estilos musicales, aunque supongo que debe haber muchos y buenos representantes. Espero empaparme un poco más en esta segunda visita (conocí VM en 2010, cuando viajé con Alvy Singer Big Band, y me traje algunos discos, y trabajé en la difusión de un disco de Motorblues, a quienes conocí gracias a los Viticus).

Varias bandas del país han obtenido cierta masividad y reconocimiento manteniéndose independientes, ¿Cuál es tu visión del panorama actual en cuando a firmar o no contrato con las grandes discográficas?
Generalmente, las discográficas fichan a músicos o bandas que ya tienen su recorrido, su amplia convocatoria y, dependerá de cada caso, los que firmen entenderán que una compañía puede ofrecerle herramientas de promoción o difusión o mayor proyección local, posibilidades de expansión internacional, adelantos de regalías, mejores estudios de grabación. Personalmente me parece inaudito que en 2017 se siga abonando el mito de que una discográfica te va a salvar, es algo que piensan muchos músicos jóvenes con los que me relaciono. Y espero aportar mi granito de arena para derribarlo, je!

Sonar en las radios vs cantidad de reproducciónes en Spotify/youtube ¿Creés que eso de que “te pasen en todas las radios” ha perdido el valor de otras épocas?
Voy a responder con un ejemplo. En 2010, yo representaba a Alvy Singer (era la banda de Jano Seitun, productor de Gloria Carrá), y cuando le hablé del grupo del “bajista de Onda Vaga” a los por entonces directores de la Rock & Pop y la Mega, no tenían idea de quienes eran, y “los vagos” ya convocaban más de 1000 personas en el CC Konex, sin sonar en radios. Por otra parte, sonar mucho en radios sigue siendo una vía importante de conocimiento musical para gran parte de los ¿mayores de 17 años?, y puede generarle al autor y compositor recaudación por derechos de autor.

Después analizamos si los que te escuchan por radio compran discos o van a recitales, pero yo voto por seguir sonando en radio.

¿Cómo ves la movida independiente en general?
Muy activa, con muchas propuestas diferentes -varias de ellas muy originales y potentes. Es tan amplia que ni yo, que me la paso escuchando o leyendo sobre ella, conozco a todos sus actores. Lamentablemente los medios masivos no dan cuenta de esa actividad. Todos van a lo seguro, a lo establecido y eso achata y atrasa. Encima nos quitaron herramientas decisivas en cuanto al porcentaje obligatorio de música independiente local que exigía difundir la Ley de Medios. Ojalá que las próximas generaciones sean más conscientes de lo beneficioso que es priorizar el arte propio, más allá de estar conectados con lo que sucede fronteras afuera. Y que entiendan que además de bienes culturales, las artes también pueden generar fuentes de trabajo, industria y cultura exportable.

Por otro lado, es posible que todo cambie tanto de la mano de los avances tecnológicos y los vaivenes sociales y políticos que se viven, que los paradigmas que hoy nos parecen válidos se derrumben y surjan otros superadores. Soñar no cuesta nada.

Si bien se ha notado cierta descentralización de la música, sobre todo mirando al “nuevo pop cordobés” de la actualidad, ¿Cuan real o posible ves una federalización musical en el país?
Supongo que será posible en la medida en que se federalicen las posibilidades y los recursos. Soy un poco escéptico al respecto, porque considero que siempre se ha tendido a favorecer la ganancia económica y el rédito político por sobre la inversión en artes. Hay una razón detrás de eso: el arte transforma y hace pensar, libera, propicia el encuentro entre las personas, el intercambio. Soy más optimista con los aportes individuales de muchos artistas y trabajadoras/es del arte -y los colectivo y asociaciones que siembran a futuro- que defienden los colores locales y arman una red entre provincias. Y admiro y celebro la existencia del InaMu y de toda persona que, en el ámbito público o privado, lleve agua para el molino colectivo.