CINE CLUB UNIVERSITARIO: “EL ÁRBOL NO DEJA VER EL BOSQUE”

El Cine Club Universitario volvió con sus proyecciones semanales y sus ciclos mensuales.

Hoy martes 10 de abril, El Cine Club Universitario proyectará la segunda película de este año bajo el nombre de “Primer Ciclo 2018“. Para este primer mes se eligió programar largometrajes del director Kenneth Lonergan y la directora Maren Ade, y en esta ocasión es el turno de esta última con El árbol no deja ver el bosque.

La misma tendrá lugar, como es costumbre, en el Auditorio de la Medioteca Municipal Mariano Moreno (Av. Sabattini 40) a partir de las 20:30 hs. La entrada es libre y gratuita.

Les dejamos a continuación, reseña de la película que se proyecta hoy y la grilla para todo el mes:

Maren Ade nació en Karlsruhe, Alemania, en 1976. Es directora, productora y guionista. Vive actualmente en Berlín, donde enseña escritura de guiones en la Academia de Cine de Baden-Württemberg en Luisburgo.

En el 2001 Ade co-fundó la productora cinematográfica Komplizen Film junto con Janine Jackowski, compañera de la Universidad de Televisión y Cine de Múnich, donde estudiaba. Fue con Komplizen Film que produjo su película The Forest for the Trees en 2003. Entre otros honores, la película recibió el Premio Especial del Jurado en el Festival de Cine de Sundance en 2005. A pesar de ser un proyecto estudiantil, The Forest for the Trees fue proyectada en una gran cantidad de festivales internacionales.

A primera vista Los árboles no dejan ver el bosque es una película simple, construida en base a una técnica sencilla y sin artificios, con una cámara que parece contentarse en registrar la acción de su personaje y las relaciones que genera.  Maren Ade retrata el fragmento de vida de una joven –Melanie–, que viaja del pueblo a la ciudad para comenzar a dar clases en un instituto. A poco de llegar sus aspiraciones innovadoras, sus buenas intenciones y su inocente convencimiento en la utilidad de sus enfoques, comienzan a chocar con la realidad cotidiana: profesores que no están dispuestos a escuchar sobre sus enseñanzas, alumnos que se resisten a cualquier tipo de cambio académico, y que la instan una y otra vez a adoptar un papel autoritario que no es capaz de asumir.

Por otro lado, Melanie tiene muchas dificultades para construir relaciones personales. La doble presión de este mundo laboral hostil y de su soledad en aumento, llegan a crear la sensación de una vida inconducente e insoportable, a la que ella no es capaz de hacer frente precisamente porque su propia ingenuidad y su esquematismo le impiden adaptarse al medio. Una permanente oposición entre el “deber” y el “ser”, que el personaje principal no logra jamás superar: ella debe intentar tener un trato amigable y dialógico con los alumnos, pero paradojalmente genera más violencia e incomprensión que la misma enseñanza represiva del modelo autoritario. O, por ejemplo: la insinuación de un compromiso informal, como una posible cita, adquiere para ella un absurdo carácter de hecho consumado, aun cuando nadie más parece percibir su peso contractual.

En esta línea, Maren Ade logra trabajar muy bien el abismo que existe entre la intención de la acción y el resultado de la misma. Así como el orden nunca logra anteponerse a la fluidez del mundo, la racionalización de la acción no puede generar jamás el efecto esperado. Melanie busca “parecer” una persona seria frente a sus alumnos, para lo cual va a comprar ropa “elegante” a la tienda de Tina; pero esta investidura forzada no hace sino resaltar su incapacidad de generar respeto y mostrar autoridad.  La pretensión de Melanie de ser generosa con una vecina deviene en un exceso, que forja precisamente lo contrario, una intromisión invasiva en el mundo privado de su vecina.

La simpleza de la realización y la rigurosidad del guion, creando situaciones tensas de resultados contradictorios, que generan una  gran incomodidad en el espectador, son premisamente las fortalezas del filme. Obligan a revisar precisamente esa tensión entre “deber” y “ser”, y entre el objetivo deseado por nuestros actos y el resultado efectivamente alcanzado.

 

“Primer ciclo 2018”

10 de abril: El árbol no deja ver el bosque – Maren Ade – 2003 – Alemania – 81 min. 

17 de abril: Margaret – Kenneth Lonergan –  2011 – USA – USA – 150 min.

24 de abril: Entre Nosotros – Maren Ade – 2009 – Alemania – 120 min.

8 de mayo: Manchester junto al mar – Kenneth Lonergan – 2016 – USA – 135 min.

15 de mayo: Toni Erdmann – Maren Ade – 2016 – Alemania – 162 min.