“CADA CANCIÓN DEL NUEVO DISCO TIENE SU PROPIO UNIVERSO”

Entrevistamos al líder de Matilda previo a su presentación en nuestra ciudad.

Hoy sábado 20, la banda rosarina Matilda vuelve a Villa María para presentar su último trabajo discográfico titulado “El río y su continuidad“. La noche además contará con la presentación de Koko MC y su Big Selecta. La cita es en Polaroid House a partir de la medianoche.

Matilda es un dúo pop de la ciudad de Rosario conformado por Juan Manuel Godoy e Ignacio Molinos que ha visitado nuestra ciudad una gran cantidad de veces hace algunos años atrás. En esta ocasión, vuelve para presentar su reciente álbum “El río y su continuidad” con canciones que abren el juego de su propio estilo y permiten un vuelo más heterogéneo que sus producciones anteriores.

Pero para saber más sobre la banda, su disco y su presentación en Villa María, hablamos con su cantante Juan Manuel Godoy. Les dejamos a continuación la entrevista:

¿Cuáles fueron las repercusiones que tuvieron del nuevo disco “El río y su continuidad”?

Estamos contentos con las repercusiones que tuvo el disco, sentimos que de alguna manera el sonido de este álbum y las canciones quizás hayan podido llegar a un público más amplio que los anteriores, los cuales a lo mejor eran más exclusivamente techno-pop. Este disco es un poco más abierto, es bastante heterogéneo y variado en cuanto a las canciones, cada una tiene su propio universo y de alguna manera eso hizo que se ampliara un poco nuestro público. Las repercusiones fueron buenas y de hecho seguimos girando por distintas ciudades así que eso habla bien de estas nuevas canciones.

¿Cómo podrían definir el sonido de este nuevo disco?

El nuevo disco lo podemos definir, a diferencia de los anteriores, como bastante más abierto, con un concepto un poco más pop, no tan de género como antes, que eran exclusivamente orientados al techno-pop. Este disco si bien tiene sus canciones techno-pop y si bien seguimos manejando lógicas similares a nuestras producciones, lo trabajamos como si cada canción fuera un universo propio y cada una podía dispararse lugares muy diferentes.

Esa es la característica principal, además tiene muchas más guitarras acústicas y es un disco mucho más cálido.

¿Se plantean un concepto general antes de cada producción?

El concepto podría ser el que manejamos siempre, que es la búsqueda de la canción pop, usar el género como un vehículo para decir otras cosas que a lo mejor son menos superficiales que el pop o que no es lo que se dice usualmente en una canción de este estilo. Cuestiones que tienen que ver con nuestras vidas, con la política y con como nosotros vemos el mundo.

¿Dónde fue grabado y cuándo lo presentaron oficialmente?

El disco fue grabado en La Mansión Mutante que es el estudio de mi compañero, Ignacio Molinos. Fue presentado en septiembre de 2016 en una fecha que coincidió con nuestro aniversario número 15.

Hace un tiempo que no tocan en Villa María ¿Qué recuerdos tienen de sus visitas pasadas?

Villa María es una de las ciudades que más hemos ido a tocar fuera de Rosario, hace más o menos desde el año 2005 que vamos a tocar ahí. Hay dos productores que siempre nos han invitado, que son El Chulo y Ramón, y que de alguna manera han generado una pequeña movida en esa ciudad, un lugar de paso obligatorio.

Le han dado mucha importancia a la ciudad porque han pasado bandas que en otras ciudades del mismo tamaño no pasaban y me parece que eso también ha provocado que hoy en día existan proyectos muy interesantes y que de hecho los conozco. Conozco a los chicos de De La Rivera, a los chicos de Rayos Laser, a Benigno Lunar, a la gente de Basura! Discos. Me parece que es muy interesante lo que sucede en Villa María y esta gente que comenzó a producir hace más de una década debe haber influido a que se generaran ese tipo de proyectos.

¿Cómo hacen para mantener a la banda activa durante casi 16 años?

La banda se mantiene durante tanto tiempo creo que principalmente porque nos gusta la música y es lo que más nos gusta hacer. Y creo que ni bien arrancamos pudimos construir un concepto bien claro, que era no tratar de ir atrás de la zanahoria sino decir “vamos a intentar vivir con la música y no de la música”, haciendo que no sea una obligación, tampoco que sea un hobbie obviamente, pero hacerlo con nuestros tiempos, con nuestras herramientas, con lo poco que sabemos de música a nivel teórico y técnico.

De alguna manera dijimos, manejemos nuestras propias reglas, en un ambiente que a nosotros nos resulte amigable. De esa forma venimos gestando una carrera que casi ya lleva 16 años. Fue muy importante también relacionarnos con la gente que nos invitaba a tocar y con otros proyectos de manera afectiva y no de manera profesional porque muchas veces en pos de lo profesional se deja de lado lo afectivo y se deja de lado a las personas y creo que eso termina restando. No solo es importante hacer buenas canciones sino relacionarse de manera afectiva con los demás.

¿Cómo ven la actualidad del pop electrónico en nuestro país?

El pop electrónico de carácter under o indie siempre son un poco subterráneos, salvo Miranda que fue un fenómeno desde que comenzó, en general no gozan de mucha difusión. Nosotros por ahí padecemos el estigma de ser banda pop pero a la vez no es que somos del pop mainstream, sino que somos del under con otro tipo de discurso y con otro tipo de lógica a la hora de hacer música, de producirla y de distribuirla.

No hay tantos proyectos en electro-pop en la ciudad, en argentina en la ciudad me parece. Hay proyectos como Ibiza Pareo, hay cosas que están buenas y me parece que está bueno el género en el sentido que te permite producir canciones y realizarlas de manera como vos la tenes pensada, la computadora y sus programas te permiten de alguna manera volar. Cuando ves una banda de rock es un poco más acotada esa cuestión.

A mi es un género que me gusta pero sé que no tenemos una buena propaganda, el electro-pop en general, los rockeros lo ven como algo superficial y la gente que escucha otro tipo de música, como música latina o reggaetón tampoco le interesa porque le parece que es muy freak.

¿Cómo es ser una banda de la ciudad de Rosario?

La actualidad de la música en Rosario es bastante difícil dado que hay muy pocos lugares para tocar, si bien la municipalidad y la provincia tienen espacios muy lindos para ir a tocar y activan la cuestión de que se toque en centro culturales donde ellos tienen actividades, por otro lado hay una persecución a los lugares privados que de alguna manera atenta con la fuente de trabajo de los músicos. De hecho en los últimos años han cerrado muchos lugares por cuestiones de habilitación y la persecución es bastante grande. Hay lugares grandes para bandas que llevan 600 o mil personas pero lugares de 100 o 300 personas hay muy pocos.

Me parece que hay bandas muy buenas y que cada vez la ciudad va teniendo más exponentes a nivel nacional y creo que es un lugar para descubrir.

¿Cuál es la relación de la banda con Buenos Aires?

Nuestra relación con Buenos Aires siempre ha sido de respeto, nunca intentamos forzar esa relación. Hemos ido a tocar muchas veces y las últimas veces hay un público que nos va a ver y está buenísimo, pero tratamos y de ir a lugares donde haya buena onda y donde haya un interés por parte de quien nos lleva. Esa cuestión de ir por ir a tocar en Buenos Aires a nosotros no nos parece, siempre está bueno que de alguna manera haya un interés.

Por eso dejamos que la relación con Buenos Aires fluya de manera natural, y en el último tiempo cada vez hay más gente que nos va a ver.

¿Qué nos pueden adelantar del show de esta noche en Polaroid House?

En el show de esta noche en Villa María en Polaroid vamos a estar presentando nuestro último disco “El río y su continuidad” y además vamos a estar haciendo un repaso por los otros discos. A los que hace mucho que no nos van a ver los invito porque hay muchas cosas nuevas dentro de lo que es nuestro show, así que los espero a todos en Polaroid. Un abrazo.